El objetivo de este proyecto fue doble, ya que suponía instalar el sistema de climatización del local y una mini central frigorífica para la refrigeración de tanques de cerveza. El objetivo era ser capaz de adaptar la potencia frigorífica a la capacidad ocupada de cada tanque y disminuir las mermas de producto gracias a una refrigeración eficiente.
Si todas las obras son muy exigentes, esta todavía tenía un plus, por los controles de calidad a los que el CERN somete a todos sus proyectos, que son muy exhaustivos. Tanto de cualificación de los trabajadores que forman el equipo del proyecto, como sobre la propia instalación. Existía además una gran exigencia documental, con un nivel de detalle de planos de ejecución muy elevado y que no suelen ser necesarios habitualmente. En esta obra, cuyo cometido principal fue la instalación del sistema de climatización del laboratorio de imanes del centro de investigación; trabajamos codo con codo con el departamento de ventilación del CERN. Desarrollamos conjuntamente el diseño de todos los sistemas que componen el edificio, resolviendo los problemas técnicos con ellos e intentando llegar al diseño óptimo. Objetivo conseguido.
Abordar una obra de esta envergadura es siempre un gran reto para todo el equipo. La megatienda de Zara en A Coruña, tiene un tamaño tal, que para poder mantener el edificio a la temperatura de confort ideal, fue necesaria la instalación de 50 máquinas que dan soporte al sistema de climatización. La clave de esta instalación de climatización estaba en conseguir que todos los elementos necesarios, entrasen sin problema en el poco espacio disponible y sin interferir en el diseño de la tienda. Además, otro punto fundamental era la configuración de los equipos, una programación errónea de uno solo de los aparatos podría influir en el mal funcionamiento de todo el local. Por último, es importante destacar el sistema de control instalado en la central desde la que se supervisa el buen funcionamiento de la instalación. Una estancia habilitada en el edificio y que permite, desde un ordenador, conocer en todo momento la temperatura de cada zona y verificar que todo va correctamente. Este punto es muy importante debido al gran número de máquinas instaladas, ya que, en caso de avería, permite saber en qué punto concreto está el problema.
El principal reto de esta obra, realizada para el restaurante Iberica Leeds, estaba en el sistema de extracción de la cocina, ya que es un restaurante que trabaja a buen ritmo y se orienta a un público exigente. Las características arquitectónicas del edificio y el diseño interior del local, estaban planteados de tal manera que gran parte de la instalación quedaría a la vista. Por todo ello, se adaptaron los conductos de climatización con piezas a medida y se optó por elementos especiales que se ajustasen mejor a los espacios y mantuvieran la armonía con el entorno. Hay que tener en cuenta que, este restaurante español, se aloja en un edificio histórico de la ciudad, la antigua casa de subastas, y tanto a la hora de abordar las obras como en el planteamiento de instalación, se debían respetar rigurosamente las normas establecidas para este tipo de edificaciones. La obra fluyó sin imprevistos y el trabajo se realizó en el tiempo acordado.
La obra de esta tienda para Zara tuvo como peculiaridad que tuvimos que adaptarnos de manera gradual a la reforma estructural que se estaba llevando a cabo el edificio, una edificación antigua en pleno corazón parisino y avanzábamos sin los planos definitivos. A nivel técnico, uno de los retos estuvo en la solución adoptada para que las rejillas de desenfumage no quedaran a la vista. Un trabajo en coordinación con el equipo de diseño que dio sus frutos. Hoy luce orgullosa, como tienda insignia de la firma, en el barrio de Ópera, donde confluyen las calles Halevy y Capucines de esta capital europea.
¡Ups, nos has pillado! Somos los culpables de este desarrollo © Copyright 2017 Arce Clima S.L. All rights reserved
Operación cofinanciada pola Unión Europea dentro do Programa Operativo FEDER Galicia 2014-2020. Conseguir un tecido empresarial máis competitivo, unha maneira de facer Europa