En esta ocasión, la principal peculiaridad del proyecto es el tipo del cliente al que nos enfrentábamos: un club de fútbol recién ascendido a la máxima categoría de la Premier League. Como principal dificultad, los tiempos de ejecución. El proyecto se presentaba como un reto sencillo a nivel técnico, pero con una urgencia inusual, ya que tan solo disponíamos de 4 días para climatizar la cocina de la ciudad deportiva del Watford FC, un espacio de 400m2. Una de las dificultades que nos encontramos a la hora de ejecutar el proyecto, venía dada por las particularidades normativas habituales en las obras en Reino Unido en todo lo relativo a instalaciones: acabados, requerimientos técnicos, documentación, etc. A esto se sumaban las necesidades de la Premier League, que exige ciertos estándares con respecto a las ciudades deportivas oficiales. Dadas las características del proyecto, apostamos por la seguridad y la rapidez, con una instalación vista compuesta por una unidad exterior Hitachi de 73Kw, la cual abastecía a cinco unidades interiores horizontales de techo con impulsión de largo alcance. El resultado: meticulosidad en los acabados y aprovechamiento total del espacio disponible. Este proyecto no entrañaba un gran reto de ingeniería. Sin embargo, que un equipo de la Premier League confíe en una empresa no local para un trabajo con estas características y que la relación finalice de una forma tan exitosa, nos hace sentirnos muy orgullosos de la labor profesional realizada.
Con este proyecto, nos enfrentábamos a un nuevo reto dadas las peculiaridades del local a climatizar y las condiciones del suministro. En concreto, afrontamos la climatización de una sala de embotellado de leche en la cual, además del volumen del local, se planteaba la dificultad de añadir el calor disipado por las máquinas de dicho proceso y el calor por radiación de los cerramientos de la unidad. Para maximizar el aprovechamiento de recursos, optamos por la instalación de una línea de agua helada que conectaba directamente con el climatizador, pero a la línea de vapor y, por razones de seguridad, se le intercaló un intercambiador, creando así un circuito secundario que no afectaba al rendimiento de la unidad, pero sí que protegía a personas y equipos en caso de cualquier imprevisto. Dadas las características del proyecto, apostamos por la calidad y la seguridad, con una instalación vista compuesta por una unidad exterior Hitachi de 73Kw, la cual abastecía a cinco unidades interiores horizontales de techo con impulsión de largo alcance. El resultado: meticulosidad en los acabados y aprovechamiento total del espacio disponible. La ubicación de la depuradora de la fábrica, colocada junto al climatizador, dio lugar a otro de los desafíos de esta obra. El olor que se desprendía no podía penetrar en la sala a climatizar. El problema se subsanó mediante la instalación de una chimenea para salvar la altura del edificio y tomar así aire del lado opuesto a la depuradora. Además, se instalaron unos filtros en serie G4+F7+Carbón activo, encargados de eliminar cualquier rastro de olor que pudiese tomar la chimenea. A pesar de las características de esta instalación, se puede decir que tanto a nivel ejecutivo como operativo, la obra fue un éxito y, en la actualidad, mantenemos vigentes otros proyectos dentro de esta misma fábrica.
El trabajo realizado en este local del Centro Comercial de Westgate (Oxford) es uno de los más complejos realizados en Reino Unido. El propio diseño del local supuso un reto a la hora de afrontar la obra de climatización cumpliendo la normativa y, además, las exigencias del cliente. Debido a la poca altura del local, nos decantamos por unidades de impulsión vertical las cuales, tras muchas reuniones con el equipo de diseño y delineación, fueron ubicadas detrás de paredes o aprovechando tabiques del mobiliario, maximizando la altura en tienda y mejorando los accesos y distribución de las zonas de trabajo. Además de la instalación de las 11 unidades exteriores y 20 interiores, se instaló un recuperador de calor VRV y un ventilador de desenfumaje capaz de soportar 400ºC durante 2 horas. Finalmente, todos los cálculos y diseños fueron aprobados por el la normativa inglesa, superando las pruebas a la primera y sin ninguna objeción por parte del Fire Marshal y el Fire Brigade Chief, los cuales realizaron una inspección muy minuciosa; y logramos entregar nuestro proyecto tanto en la fecha prevista como con la calidad exigida por el cliente.
Cuando las dificultades de un proyecto radican principalmente en su diseño y en aspectos relacionados con el aprovechamiento de los espacios, el Equipo de Proyectos debe trabajar mano a mano con del departamento técnico para cumplir los plazos y la calidad esperada por el cliente. Una de las principales dificultades que nos encontramos a la hora de ejecutar el proyecto venía dada por las particularidades normativas de una obra en Reino Unido. El propio centro comercial tenía unas necesidades administrativas estrictas en cuanto a la documentación de personal, instalaciones, proveedores, suministros, etc. Además, contaban con altos estándares de exigencia en cuanto a seguridad, certificaciones, reservas de baja de carga, etc. Tal era la cantidad de documentación a aportar que, para poder llegar a los plazos previstos, dos personas del departamento de Prevención han tenido que dedicarse en exclusividad a atender estas demandas. Finalmente, pese al alto grado de exigencia tanto en plazos, como en diseño y en documentación, todas las dificultades se solventaron sin incidentes, cumpliendo con la planificación realizada por el departamento de Proyectos, logrando la satisfacción del cliente y un nuevo éxito para Arce Clima.
En esta ocasión, recibimos el encargo de dotar a ocho locales del Centro Comercial Torrecárdenas, en Almería, de los pertinentes sistemas de protección contra incendios: sistema de detección y alarma de incendio, rociadores automáticos, bocas de incendio equipadas y señalización de medios de extinción, alarma y evacuación. Además, en uno de los locales se instaló una cortina de humo con la misma longitud que la fachada, 25m. En total, ejecutamos la obra en más de 7.000 m2. Si hay algo que podemos destacar de este proyecto es, sin lugar a dudas, el uso innovador que el área de PCI hizo de la metodología BIM, para lo cual todo el equipo se involucró al máximo. Se crearon una gran cantidad de planos diferentes, incluyendo secciones, vistas en 3D y tablas de planificación. También se hizo uso de la estación total, la cual permitió, a través de nuestros propios planos en DWF, hacer el replanteo de nuestras instalaciones en obra. Otro ejemplo del uso de esta metodología es que una misma instalación de rociadores se pudo representar respecto a un falso techo, respecto a la instalación de clima, respecto a un emparrillado o a la combinación de las anteriores, ya que en cada fase de la instalación nuestro personal de obra tiene necesidades distintas. Los trabajos se prolongaron durante dos meses, hasta que los ocho locales quedaron perfectamente dotados de un sistema de protección contra incendios que se define por su máxima eficacia y calidad.
Arce Clima se trasladó a Ginebra para renovar por completo la instalación de la ventilación y de la producción térmica de un edificio de cinco plantas y un sótano, sin detener su funcionamiento normal tanto en las oficinas como en sus locales comerciales. Para lograrlo, se necesitaron más de 4.000 kilos de material instalado, englobando tanto el cambio de los conductos generales del edificio como la adecuación de las salidas de distribución en cada una de las plantas. Entre los elementos más importantes de la obra, se incluye una nueva red de distribución de agua enfriada con bombas para cada uno de los circuitos planteados. En lo que respecta a la producción de energía térmica, instalamos una unidad de bomba de calor de agua de 270kW modelo RCME 70 WH y dos climatizadores con recuperación de calor rotativo. A pesar de las diversas ampliaciones que tuvimos que realizar a causa de las eventualidades que se nos presentaron en el desarrollo de los trabajos, la obra se finalizó con éxito en el plazo de cuatro meses.
Esta obra fue realizada en el año 2005, pero ha permanecido en nuestra memoria por lo especial y único del espacio: el convento San Antonio del Real, en Salamanca, datado del siglo XVIII y reconvertido en local comercial. Este convento fue declarado Bien de Interés Cultural en 1997. El sistema de climatización debía, por lo tanto, respetar el conjunto arquitectónico de todo el complejo. Para lograrlo, proyectamos una central productora de frío/calor en la cuarta planta, formada por máquinas partidas de expansión directa para dar servicio a cada una de las plantas de la nave central. La ocultación de los conductos fue, sin duda, uno de los temas prioritarios y que entrañó más dificultad en toda la instalación. Para ocultarlos pudimos aprovechar los elementos estructurales de los ascensores disponiendo platinillos ocultos que quedaron totalmente integrados en la estructura. Estas son algunas de las soluciones que lograron una integración perfecta de la instalación en el edificio, que todavía hoy es un gran ejemplo de convivencia entre arquitectura barroca y moderna.
En esta obra, realizada en un auditorio en Arteixo, debíamos buscar las mejores condiciones de confort sin descuidar el aprovechamiento energético. Así, se instalaron 11 climatizadores con humectación en la cubierta, alimentados con un anillo de agua central que a su vez alimentan a las 6 bombas del edificio. También se instalaron 27 climatizadores interiores. Nos decantamos por conductos de chapa aislada en el exterior y de Climaver Neto en el interior del recinto. La acústica es clave para un auditorio. Para asegurar el riguroso cumplimiento de las exigencias a nivel acústico de este proyecto, se contrató a un experto, quien redactó un informe con las acciones a realizar. Otro de los aspectos más singulares del trabajo llevado a cabo fue la instalación de 532 difusores de suelo para climatizar la zona de espectadores. Este tipo de climatización responde perfectamente a todas las necesidades de confort, ahorro energético, acústica e integración visual que requiere un espacio como este.
En el caso de esta nave ubicada en Santiago de Compostela, debíamos llevar a cabo un diseño más acorde con el uso del edificio y también hacer un aprovechamiento más racional y eficiente de la energía. Para lograrlo, la instalación se compuso por un bloque a tres tubos en la segunda planta, y otro bloque a dos tubos en el resto de las plantas. También decidimos instalar un sistema de control centralizado BMS encargado de mejorar y ampliar las posibilidades de la instalación. Uno de los principales imprevistos se produjo porque, en un inicio, la instalación de los conductos iba a ser vista, pero la obligación de suministrar aire renovado hizo necesario reconducir el diseño previsto. Como la obra requería de una red de conductos mucho más grande, se decidió hacer un techo de limpieza que alternase conductos vistos con otros que no. Para hacer efectiva dicha renovación de aire en todas las plantas, se instalaron dos recuperadores de calor con una capacidad total de 6.000 m3/h. Otra problemática a la que tuvimos que hacer frente fue la que sobrevino en la instalación de los equipos exteriores. Siendo la única ubicación disponible para tal fin el tejado, nos vimos en la necesidad de montar una estructura fijada a las cerchas donde ubicar las unidades. Una solución que resultó ser óptima. En el caso de este proyecto quedó demostrada la capacitación del equipo de Arce Clima para hacer frente a cualquier imprevisto. Todas las partes quedaron muy satisfechas con el resultado final y este quedó como un referente para los edificios de la misma tipología en la zona.
La cocina del restaurante Los Hornos, en la Illa da Toxa, necesitaba modernizar su instalación para poder seguir funcionando a un ritmo de trabajo exigente. Desde Arce Clima nos encargamos de la obra de forma global y supervisamos tanto las tareas de demolición, como de extracción de todos los elementos. Este tipo de locales deben cumplir unas normas muy rigurosas: de espacio, accesibilidad, sistemas de extracción, temperatura, etc. Por eso, una de las prioridades del proyecto era adecuar la cocina a la normativa aplicable y cumplir con todos los requisitos exigidos. Para el pavimento, se optó por una resina epoxi, muy adecuada para espacios como este por ser fácilmente lavable, entre otras características. En cuanto a la zona de manipulación, se instaló un panel frigorífico de 40 mm, un equipo de frio, puerta de vaivén de polietileno y cristales de 3+10+10+3 para separar la zona fría de la zona caliente. La turbina de la campana, ya obsoleta, fue reemplazada por una de 400ºC. También se realizó una compensación con aire exterior, así como una extinción automática de la cocina (obligatorio a partir de 50KW). Como resultado, entregamos una cocina adaptada a la normativa vigente, funcional y segura.
¡Ups, nos has pillado! Somos los culpables de este desarrollo

Operación cofinanciada pola Unión Europea dentro do Programa Operativo FEDER Galicia 2014-2020. Conseguir un tecido empresarial máis competitivo, unha maneira de facer Europa