Arce Clima se trasladó a Ginebra para renovar por completo la instalación de la ventilación y de la producción térmica de un edificio de cinco plantas y un sótano, sin detener su funcionamiento normal tanto en las oficinas como en sus locales comerciales. Para lograrlo, se necesitaron más de 4.000 kilos de material instalado, englobando tanto el cambio de los conductos generales del edificio como la adecuación de las salidas de distribución en cada una de las plantas. Entre los elementos más importantes de la obra, se incluye una nueva red de distribución de agua enfriada con bombas para cada uno de los circuitos planteados. En lo que respecta a la producción de energía térmica, instalamos una unidad de bomba de calor de agua de 270kW modelo RCME 70 WH y dos climatizadores con recuperación de calor rotativo. A pesar de las diversas ampliaciones que tuvimos que realizar a causa de las eventualidades que se nos presentaron en el desarrollo de los trabajos, la obra se finalizó con éxito en el plazo de cuatro meses.
Esta obra fue realizada en el año 2005, pero ha permanecido en nuestra memoria por lo especial y único del espacio: el convento San Antonio del Real, en Salamanca, datado del siglo XVIII y reconvertido en local comercial. Este convento fue declarado Bien de Interés Cultural en 1997. El sistema de climatización debía, por lo tanto, respetar el conjunto arquitectónico de todo el complejo. Para lograrlo, proyectamos una central productora de frío/calor en la cuarta planta, formada por máquinas partidas de expansión directa para dar servicio a cada una de las plantas de la nave central. La ocultación de los conductos fue, sin duda, uno de los temas prioritarios y que entrañó más dificultad en toda la instalación. Para ocultarlos pudimos aprovechar los elementos estructurales de los ascensores disponiendo platinillos ocultos que quedaron totalmente integrados en la estructura. Estas son algunas de las soluciones que lograron una integración perfecta de la instalación en el edificio, que todavía hoy es un gran ejemplo de convivencia entre arquitectura barroca y moderna.
En esta obra, realizada en un auditorio en Arteixo, debíamos buscar las mejores condiciones de confort sin descuidar el aprovechamiento energético. Así, se instalaron 11 climatizadores con humectación en la cubierta, alimentados con un anillo de agua central que a su vez alimentan a las 6 bombas del edificio. También se instalaron 27 climatizadores interiores. Nos decantamos por conductos de chapa aislada en el exterior y de Climaver Neto en el interior del recinto. La acústica es clave para un auditorio. Para asegurar el riguroso cumplimiento de las exigencias a nivel acústico de este proyecto, se contrató a un experto, quien redactó un informe con las acciones a realizar. Otro de los aspectos más singulares del trabajo llevado a cabo fue la instalación de 532 difusores de suelo para climatizar la zona de espectadores. Este tipo de climatización responde perfectamente a todas las necesidades de confort, ahorro energético, acústica e integración visual que requiere un espacio como este.
En el caso de esta nave ubicada en Santiago de Compostela, debíamos llevar a cabo un diseño más acorde con el uso del edificio y también hacer un aprovechamiento más racional y eficiente de la energía. Para lograrlo, la instalación se compuso por un bloque a tres tubos en la segunda planta, y otro bloque a dos tubos en el resto de las plantas. También decidimos instalar un sistema de control centralizado BMS encargado de mejorar y ampliar las posibilidades de la instalación. Uno de los principales imprevistos se produjo porque, en un inicio, la instalación de los conductos iba a ser vista, pero la obligación de suministrar aire renovado hizo necesario reconducir el diseño previsto. Como la obra requería de una red de conductos mucho más grande, se decidió hacer un techo de limpieza que alternase conductos vistos con otros que no. Para hacer efectiva dicha renovación de aire en todas las plantas, se instalaron dos recuperadores de calor con una capacidad total de 6.000 m3/h. Otra problemática a la que tuvimos que hacer frente fue la que sobrevino en la instalación de los equipos exteriores. Siendo la única ubicación disponible para tal fin el tejado, nos vimos en la necesidad de montar una estructura fijada a las cerchas donde ubicar las unidades. Una solución que resultó ser óptima. En el caso de este proyecto quedó demostrada la capacitación del equipo de Arce Clima para hacer frente a cualquier imprevisto. Todas las partes quedaron muy satisfechas con el resultado final y este quedó como un referente para los edificios de la misma tipología en la zona.
La cocina del restaurante Los Hornos, en la Illa da Toxa, necesitaba modernizar su instalación para poder seguir funcionando a un ritmo de trabajo exigente. Desde Arce Clima nos encargamos de la obra de forma global y supervisamos tanto las tareas de demolición, como de extracción de todos los elementos. Este tipo de locales deben cumplir unas normas muy rigurosas: de espacio, accesibilidad, sistemas de extracción, temperatura, etc. Por eso, una de las prioridades del proyecto era adecuar la cocina a la normativa aplicable y cumplir con todos los requisitos exigidos. Para el pavimento, se optó por una resina epoxi, muy adecuada para espacios como este por ser fácilmente lavable, entre otras características. En cuanto a la zona de manipulación, se instaló un panel frigorífico de 40 mm, un equipo de frio, puerta de vaivén de polietileno y cristales de 3+10+10+3 para separar la zona fría de la zona caliente. La turbina de la campana, ya obsoleta, fue reemplazada por una de 400ºC. También se realizó una compensación con aire exterior, así como una extinción automática de la cocina (obligatorio a partir de 50KW). Como resultado, entregamos una cocina adaptada a la normativa vigente, funcional y segura.
Esta obra fue llevada a cabo en el hotel Elba Carlota Beach & Convention Resort, en Fuerteventura. Se trata de un edificio de grandes dimensiones y operativo 24 horas al día, donde nuestras instalaciones de climatización debían proveer un servicio de excelente calidad y máximo confort continuo. Para ello, instalamos dos centrales de producción de frío de 388kw, una de ellas con recuperación, las cuales se alimentan de agua enfriada 7-12º y nutren a su vez a las unidades de tratamiento de aire primario y zonas comunes del complejo. Al mismo tiempo, estas dos centrales, son las que generan el frío necesario con el que trabajan los fan coils individuales de cada habitación del hotel. Toda la instalación dispone de un sistema de control y supervisión de datos centralizado. A pesar de ser este uno de los primeros complejos hoteleros que llevamos a cabo desde Arce Clima y tratarse de un edificio con más de 400 habitaciones, un casino, sala de espectáculos y una sala de convenciones con capacidad para 800 personas, conseguimos que la instalación cumpliese con todas las expectativas.
Cuando los plazos son cortos, el tiempo parece jugar en contra. Ese fue el principal reto de este proyecto, un local comercial de 5.000 metros cuadrados en el centro de Bilbao, cuya apertura era inminente. Pero no solo eso; en este caso, el desafío fue doble: la obra debía llevarse a cabo en un edificio histórico construido en 1907 y que cuenta con elementos centenarios protegidos por Patrimonio. Una planificación adecuada y la correcta organización de los diferentes grupos de trabajo fueron cruciales para cumplir los estrictos plazos sin disminuir la calidad. De esta forma, la mayor parte de la instalación pudo ser ejecutada en apenas dos meses, a pesar de la dificultad de aspectos como la adaptación de la red de conductos al diseño o las alturas de los falsos techos de algunas zonas. Todo ello, respetando la esencia arquitectónica del histórico edificio, patente en elementos como la escalera principal, los ocho pilares originales y las vidrieras del techo, entre otros. A la hora de emplear un método de climatización optamos por el sistema VRV con recuperación de calor. Dado el proyecto y el tamaño de la obra, este sistema se considera el idóneo por su fácil instalación y también por el gran ahorro de energía que conlleva, convirtiéndolo en un sistema eficiente y rentable para nuestro cliente.
En este proyecto abordamos la climatización, ventilación y desenfumaje de un local ubicado en uno de los centros comerciales más importantes de Copenhague. Su ubicación determinó el desarrollo y la complejidad de la obra. Tanto es así, que uno de los principales retos vino motivado por la actualización de la normativa en Dinamarca en relación con el aislamiento de conductos y tuberías: el aislamiento a utilizar debía incrementarse, lo que conllevaba una instalación más compleja si cabe. El trabajo en el sistema de desenfumaje también supuso un desafío para nuestro equipo. Un proyecto como este, con tal grado de complejidad y agentes implicados, requiere de una metodología integral de trabajo. Encontramos la respuesta a esta necesidad en la metodología BIM, la cual permite crear simulaciones en la fase de diseño y coordinar toda la información del proyecto y su relación con todos los agentes implicados en la fase de construcción. Como resultado, la utilización de esta metodología hizo posible que todas las instalaciones actuasen en consonancia, unidas para el desarrollo del proyecto en los estándares de calidad, de eficacia, productividad, cumplimiento de plazos…
El objetivo de este proyecto fue doble, ya que suponía instalar el sistema de climatización del local y una mini central frigorífica para la refrigeración de tanques de cerveza. El objetivo era ser capaz de adaptar la potencia frigorífica a la capacidad ocupada de cada tanque y disminuir las mermas de producto gracias a una refrigeración eficiente.
Si todas las obras son muy exigentes, esta todavía tenía un plus, por los controles de calidad a los que el CERN somete a todos sus proyectos, que son muy exhaustivos. Tanto de cualificación de los trabajadores que forman el equipo del proyecto, como sobre la propia instalación. Existía además una gran exigencia documental, con un nivel de detalle de planos de ejecución muy elevado y que no suelen ser necesarios habitualmente. En esta obra, cuyo cometido principal fue la instalación del sistema de climatización del laboratorio de imanes del centro de investigación; trabajamos codo con codo con el departamento de ventilación del CERN. Desarrollamos conjuntamente el diseño de todos los sistemas que componen el edificio, resolviendo los problemas técnicos con ellos e intentando llegar al diseño óptimo. Objetivo conseguido.
¡Ups, nos has pillado! Somos los culpables de este desarrollo © Copyright 2019 Arce Clima S.L. All rights reserved

Operación cofinanciada pola Unión Europea dentro do Programa Operativo FEDER Galicia 2014-2020. Conseguir un tecido empresarial máis competitivo, unha maneira de facer Europa